En este momento estás viendo REFLEXIÓN SOBRE LOS ESPACIOS EDUCATIVOS

REFLEXIÓN SOBRE LOS ESPACIOS EDUCATIVOS

REFLEXIÓN SOBRE LOS ESPACIOS EDUCATIVOS
¿En qué lugares podemos aprender cosas nuevas?

La educación siempre ha sido y será un tema de discusión y debate en círculos profesionales e informales, tanto dentro del propio sistema educativo como fuera del mismo. Padres, madres, profesores, directivos, políticos… todos formamos parte de la educación que tenemos, de forma directa o indirecta.

Mi punto de partida en esta reflexión es entender la educación como un sistema, donde cada elemento aporta, pero siempre en conexión con el resto.

Por este motivo, entiendo que un «espacio educativo» implica una cierta complejidad, no solo referida a espacios físicos, sino más bien, como un «todo». Podemos incluir aspectos como los espacios virtuales (e-learning, m-learning…moodle,…). La metodología empleada (aprendizaje cooperativo, metodologías activas…). Los agentes implicados en proceso de enseñanza-aprendizaje (profesores, maestros, padres, madres, amigos,…compañeros…). Y aspectos evolutivos que condicionan el lugar y la forma de educar (infantil, primaria, secundaria, formación profesional, universidad, academias,…).

¿Compartes mi opinión?

Así pues, según mi opinión, un espacio educativo tendría que considerar todos los aspectos anteriores. Sería un error «encerrarnos» en una clase y obviar el resto de factores que influyen en el proceso de enseñanza-aprendizaje de cualquier persona, en un contexto formal o informal.

Todos los días aprendemos, pero no todos los días estamos en un aula, ni en un espacio considerado tradicionalmente como «educativo». Un paseo por la playa o por el monte, una conversación en una cafetería, una actividad física-deportiva o ir una noche al cine y cenar con los amigos… A mi juicio, también constituyen «espacios educativos».

Desde mi experiencia, debo mucho de lo que soy, a todas las noches sentado en la puerta de mi casa, en el jardín, charlando con mis abuelos, padres, primos y todo aquel que se unía. Pasábamos un buen rato, ameno y divertido, contando historias, despertando el interés y la curiosidad de los más pequeños y aprendiendo muchísimas cosas. Además,  con una importante transmisión de valores sociales y culturales.

Para concluir...

Para concluir, mi opinión es que los espacios educativos no se pueden circunscribir a una sola realidad. Los espacios educativos son diversos, multifuncionales, intemporales y experienciales.

Deja una respuesta